Tierras Desoladas
Skip

Entre Soles y Lunas V.


*Después de descansar en el Rito Eodita con una elfa pelirroja, el semielfo pasa a ropa, libro y papel para relatar, trazar las líneas de lo último que le acaba de acontecer, pensativo, reflexivo quizás temeroso*

-A la Sombra de los orcos I: Amelie II, Cilvira VI (Rhapsode I)-

Imagen

Al final al cabo jornada me encontré compartiendo hoguera con Cilvira, Conrad, Amelie y alguno más que no atibo a recordar charlamos de muchas cosas en aquel tramo del bosque sobretodo hasta que tocaron el tema de la sirenita. Al parecer tenía una especia de procesión hacia el lugar de destino y como me salía rentable al paso ir para allá fue mejor de lo esperado. Más tarde llevaría de escolta a otra chica del desierto para conocer esa ciudad, todo se aglomero en una sola marcha y fuimos de camino hacia tral…

Donde nos encontramos con varios peligros entre ellos orcos, muchos orcos. Algunos cayeron en combate agujerados por flechas o tajados con hachas, yo tuve la suerte de quedarme con mi arco atrás a ver como les daban de lo lindo, jejeje…..

Al final llegamos con una sirena algo molesta a Tral, paseamos, comimos, bebimos y después de buscar y buscar no encontramos el hospicio de puerta de Tral.

-Las tres hermanas: Reyphara I, Wotan I, Machaca I (DM Capitanpirata I)-


Imagen



Era un día como cualquier otro, mientras paseaba con mí elfa pelirroja nos topamos con un rastro y un trió muy singular: un monje calvo, un semiorco más grande que un oso y un druida montañés, siguiendo no uno si no tres rastros. Después de enterarnos y muchos parlamentar nos dispusimos a ir en dirección a donde se suponía venia el primer rastro: El monasterio a las afueras de istek.

Allí encontramos a la abadesa quien nos dijo que se habían ido de allí 2 hermanas juntas. No sabía si eran pero cuando el druida saco de su bolsa una tela blanca a la abadesa le dio el soponcio terrible pensando en el destino de esas criaturas.

Con las sospechas confirmadas nos dirigimos al último rastro que daba al rio había indicios que había zarpado algún bote.

Sin mejor plan y con al menos un día de distancia fuimos siguiendo el rio abajo pero el camino era escarpado e imposible, preferí no arriesgarme a saber que pasaba por algo que no sabía si dejaría Ganancia.

Al final me fui con la elfa a otro lado pues allí no había nada de interés para nosotros.

-A la sombra de los orcos II: Garrot II, Amelie III (Rhapsode II)-

Imagen


Respondimos muchos a la llamada de la guardia para dar testimonio del asunto acometido por los orcos. No me fiaba de muchos así que traje conmigo a Garrot para tener alguien de fiar quien me cuide la espalda durante cualquier posible travesía.

La capitana nos hablo de que el asunto era complejo pues dushnuk, o como se escriba, en fin la fortaleza orca que suele mantener relaciones cordiales con Tral estaba cerrada a la diplomacia y orcos campaban a sus anchas.

El ducado exigía respuestas y, con oro de por medio, iríamos a buscarlas. Así pues partimos en grupo de gran tamaño a las cordilleras y linderos en dirección a la fortaleza, orcos y más orcos ataviados de pelajes negros nos obstaculizaron el camino. De esos encuentros no salió orco vivo.

A nuestra llegada a la fortaleza fuimos recibidos con recelo y escepticismo sin embargo se nos dejo hablar con el jefe y su chaman.

Este ultimo nos hablo de sus visiones los rebeldes seguían a un Señor: oscuro y poderoso. Veía llamas y creía que era Gamoburgo que ardería. Pese a la hospitalidad ofrecida preferimos volver raudos a dar información.

-Arpías: Garrot III (Chocorosa IX)-

Imagen


Un día como cualquier otro en galparan fuimos varios a buscar trabajo a la guardia quienes comentaban había un hombre que salió ileso de un encuentro con la muerte, Arpías relato eran los monstruos que lo atacaron.

La guardia prometió recompensa por librarlos del trabajo, nosotros aceptamos el trato y nos embarcamos a la carretera férrea para dar caza a los demonios aéreos. Encontramos algunos bastante rápido, me dejaron aturdido con su canto infernal pero pudimos seguir avanzando, una trato de levantarme en el aire pero logre evitarla.

Dimos cuenta de cuanta arpía quedara, crías incluidas y cada uno llevo un huevo de arpía con el… La guardia al llegar se hicieron los tontos, pero Garrot con su Diplomacia de “Garrote” logro que se nos pagara lo prometido. Je.



-A la sombra de los orcos III: Amelie IV, Reyphara II, Machaca II, Garrot IV, Novato I (Rhapsode III, Iselore VI)-

Imagen


Fuimos a darles aviso a Gamoburgo fácil llevar, fácil hablar, al parecer el bastardo de alosuys o como se llame ya había llegado mucho antes y avisado de nuestra llegada. No perdimos tiempo y fuimos al grano exponiendo el asunto. El alcalde de la urbe mediana nos respondió que era muy posible que los orcos buscasen algo más en las montañas.

Después de descansar en la pinta dorada, comer y reponernos fuimos al camino a buscar la rata beoda donde no sacamos mucha información pero para consternación del novato nos pusimos a beber de nuevo pues no había nada que hacer.

De alli aprendimos, que garrot nuestro futuro guia, era nativo de aquellas montañas.

-Cumpleaños limoso: Valdemir I, Bedivere IV, Charlotte III, Gehi II. (Chocorosa X)-

Imagen


Estábamos haciendo la segunda, tercera, cuarta, bah que se yo otra fiesta de cumpleaños para Valdemir, La gracia era beber hasta caer rendidos.

Nos reunimos prácticamente todos los relacionados con la orden crepuscular, la sirenita, gehi y el elfo pelirrojo. El segundo propuso brindis y juegos, No dire los resultados maldito muchacho, jejeje.

Con todo no pudimos terminarlos pues un ahogado estaba en el almacen y bajamos al alcantarillado a repartir justicia. Aparte de uno o dos alzados que explotaban al darles muerte nos encontramos con muchos limos y hasta uno gigante que casi da buena cuenta de mi, malditas alimañas. Fuimos al final y encontramos un foso pestilente que nos a hecho vomitar a la mayoría, incluido yo, chalotte trato de purificarlo sin mucho éxito y conrad lanzo algo allí que alzo mas limos, después de darles fin estaba al borde de patearlo al foso para que muriera.

Aunque el hermanito de la sirenita se lucio, fue otro imbécil quien se llevo la noche arrojando una pócima de bendecir al charco…. Allí todo se fue al demonio, el limo se desbordo casi engullendo a charlotte a quien pudimos sacar a duras penas y seguir corriendo todo lo posible hasta una salida, sellarla y maldecir el día… Allí se fue todo lo importante.

*Había terminado de relatar, sus manos le sudaban se puso a rememorar un hecho que aun no había escrito, que aun le carcomía y por primera vez temia, algo que le superaba a un mortal como el quien se enorgullecía de poder afrontar todo lo que le pongan en frente tuviera remedio o no. se dispuso a buscar el calor de su acompañante de nuevo con esperanza de que eso lo calmara*

Postea tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una contraseña te será enviada por correo electrónico.