Tierras Desoladas
Skip

Jack IX.

Me desperté de mis pesadillas nuevamente, ya me podía permitir un cierto deje de indiferencia hacia ellas dado lo acostumbrado que me estoy volviendo a ello o las terribles preocupaciones que me embargan y se imponían de forma superior a esos sueños diabólicos, no para bien pues solo era otra daga mas dolorosa y ponzoñosa.

Todo comenzó con un día cualquiera, antes del anuncio de las elecciones, pasa algo extraño y el pregonero toca, una partida de milicianos desaparecidos.

Druidas, aventureros y mercenarios, grupo concurrido el que nos toco ir a investigar la situación llegando a la gran cueva donde nos encontramos una abominación amorfa compuesta de varios cuerpos que se nos lanzo encima.

Yo me quede protegiendo a Eileen, desde el asunto del trol no quería apartarme de su lado en ninguna situación donde algo podía hacerle daño, Asistiendo al grupo cuando tocaba, Galenamente cuanto podía pero ella era prioridad.

El problema era Einon raro como el solo se lanzaba a la muerte sufriendo heridas y flagelos hasta que un gobling nigrománticamente consagrado uso sus poderosos dones para casi aniquilarle a él y a Conrad…

Caído el engendro, Atendido los heridos y disponiendo de un descanso antes de trasladarlos apareció un viejo sin ojos que se presento como el responsable de todo aquello corrupto en el bosque.

El viejo hombre decía cosas de que ellos vendrían, de que nadie podía evitar eso, no inferí, me negué a pensar en eso, hoy no vino a pelear pero con sus poderes arrastro a Einon a sus manos sin darnos cuenta alguna.

Lo tenia de rehén y los intentos de asesinar al viejo fallaron dando un relámpago en Einon dejando al ya maltrecho Caballero peor de lo que estaba, el anciano se sano a sí mismo en un santiamén y lanzo una propuesta, Eileen la pelirroja y desaparecería tanto él como la corrupción…

….

….

….

Desde que vi a ese demonio en el puente jamás había sentido tanto terror y peor mas a un desespero ante sus palabras.


¿Por qué?

¿Por qué todo cuando me alivia y amo está en constante peligro?

¿Es una broma típica y alegre el querer sacarme el alma?

No lo sabía pero me negué al instante y me puse entre él y mi amada. El grupo de por medio solo el druida se pensó aquella oferta y se ha ganado mi odio eterno por ello.

Bramo algunas cosas de nigromantes que me preocupasen, pero le ofrecí cerrarle la boca si seguía insultando a la pelirroja con sus acusaciones.

Al final el viejo se largo con nuestro rechazo tan rápido como llego, pero dejo las ascuas de la disputa y en mí un amargo recordatorio de que es probable que nunca tenga esa vida de paz. Esa vida de júbilo con ella.

Salimos de la cueva y cobramos la recompensa, al final del día mi estado animado estaba hecho un desastre.

Las ropas que ella hilo con tanto tino y esmero me servían de armadura contra mi locura, con ellas la sentía como si estuviera a mi lado y me cobijase de su esencia quizás por eso pude mantener la calma, reflexionar sobre lo que sentía por ella, si algo saque de esta terrible experiencia fue claridad en que ella no era solo un modo de alivio a mi desespero.

Sabía que no era solo una figura de confianza, y aun que no quisiera admitirlo me había enamorado de ella, su sonrisa y su profundo ser que conocía.

Pronto me reuní con ella, hablamos de muchas cosas, de preocupaciones, de lamentos, en cierta forma, lo que sentía por ella.

Al final del día, en cierto modo había encontrado algo que proteger, algo por lo que levantarme y seguir luchando… El camino no será fácil, las opciones probablemente escasas y duras. Pero nada de eso importa pues ya había ganado algo…

Un anhelo, una misión… Un propósito.

Postea tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook Twitter Telegram
Una contraseña te será enviada por correo electrónico.