Tierras Desoladas
Skip

Señor Oscuro.

El viaje comenzó sinuoso por unas montañas azules aun más frías que cualquier plano, éramos muchos como para recordar cada nombre así que me limitare a relatar de aquellos que recuerde.

Guiados a investigar por garrot nos dirigimos buscando rastros de los pieles verdes atreves de las frías e inclementes colinas cuya nieve y frio amenazaban en acabar con los menos resistentes de nuestro grupo, Sin embargo, Lobos increíblemente peligrosos y osos enormes y blancos fueron la mayoría del peligro que enfrentamos en una gran parte del recorrido hasta encontrar alguna especia de altar a la dama del frio, que al comprobarlo Valten dijo que bien podría no estar equivocado.

Ojala no lo hubiésemos encontrado pues la gélida no nos daba clemencia mientras los interesados arcanos y chaman investigaban la estructura. Buff como si no tuviéramos nada que hacer en ese momento preciso, para nuestra suerte encontramos a los orcos colina arriba y en un arrecimos combate les dimos fin sin poder preguntarles que buscaban en aquellas frías tierras.

Seguimos avanzando por el sendero hasta donde nos permitía la nieve, pues ya nos llegaba casi a la cintura, no sé como hicieron algunos como Yhatanae que ya les debía llegar al cuello, encontramos mas orcos custodiando un pequeño puente antiguo y Gorrak fue a preguntarles que en su lengua sus motivos, cuando todo estuvo hablado dio la señal y cargamos contra los orcos para apoyar al semiorco. Espada en mano fue una pelea terrible y un extraño horror mental me invadió, malditos orcos y su magia.

Encontramos una pequeña entrada a una cueva que tenía una estructura igual que la que encontramos al inicio del viaje, después de mucho dilucidar entramos a resguardarnos del frio y nos dispusimos a encender hogueras para calentarnos del frio invierno, una emboscada de arqueros mas tardes nos dispusimos a avanzar por el túnel buscando respuestas a los enigmas orcos, gorrak dijo que efectivamente había un señor oscuro y lo peor es que era en este plano y más poderoso que un dios.

Con esas pésimas noticias fuimos dando cuenta de más orcos a lo largo del camino, más duros y peligrosos, además de trampas que me dejaron hecho trizas el organismo cuando la adrenalina del último combate paso, me recosté un poco contra el muro esperando que el antídoto hiciera efecto.

Los combates fueron arrecimos pero Garrot como legendario arquero disparaba dinero por flechas, seguramente ansiaba añadir otra pieza de bestia a su colección si ese monstruo al que adoraban los orcos era tal.

Poco a poco nos fuimos adentrarnos hasta llegar al último orco con vida quien nos espeto que quienes éramos para molestar a su señor, solo aceptaba ofrendas para él. Después de un rato de plática inútil le dimos igual muerte, Allí comenzó todo un rugido y temblor atronador causo que cayeran rocas y al semiorco le dejo noqueado.
Después de un rato procedimos a inspeccionar la sala donde encontramos una puerta con lo que parecen tres botones hendibles.

Después de mucho debatir entre largarnos o continuar, y más rugidos infernales, Valten presiono el primer botón y una trampa casi le deja asado, sin cejas pero bien el chaman se retiro para dejar paso a otro tonto que ya no recuerdo quien era, este presiono el correcto y el camino se nos abrió:

Las puertas de aquel averno nos daban paso a sus terribles secretos cientos de no muertos momificados, algunos más poderosos y aterradores que otros. Con brazo fuerte, fe y magia logramos imponernos cada vez más profundos en las túmulos con la consigna de que solo el seguir avanzando era la salida, seguimos la incomprensible voz que nos llamaba.

Al final nos encontramos con lo que me parecía un poderoso Archiliche que con su mera presencia o algún efecto mágico logro paralizar a la mitad de nosotros, Salvo a mí y unos pocos jeje, nos arrojo sus esbirros y escapo como cobarde. Debo decir que temía como seria el combate pues para ser buen mago blandía una temible hacha doble que nada me perdía en tamaño…

Para luego escuchar su irritante voz en mi cabeza casi dejándome sordo, decía que seriamos los primeros de muchos en ser merienda para su señor. Gran hijo de puta. Lo cierto es que eso me comenzaba a superar.

Al final subimos al trono a investigar cada parte de lo que quedaba, y de repente Valten enloqueció dando mamporros a diestra y siniestra con su mangual, lo detuve y lo hice entrar en razón, le inquirí en lo que había visto y me miro con ojos tan llenos de desespero como los míos y pronuncio unas palabras que me helaron la sangre:

Un Dragón de sombras.

No recuerdo mucho mas salvo lo del botín y poco mas, llegamos a Gamoburgo, aun con mis manos temblando me fui a Istek donde compartí mi historia con bedivere, necesitaba contarla y aun así me sentía inseguro de esta situación que por mucho me superaba ¿Me alcanzaría el tiempo para terminar cuanto me he propuesto?…

Poco sabría yo que mi ansiado deseo nunca se haría realidad, ya no mas.

Postea tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una contraseña te será enviada por correo electrónico.